SÍNDROME DE ABSTINENCIA Y ANSIOLÍTICOS

Hay millones de casos y seguro que le sonará el que yo le diga que los ansiolíticos ,antidepresivos ,etc. los recetan muchas veces de por vida o durante un periodo de tiempo exageradamente largo.
Esto,vuelvo a decir,es un error.Estoy de acuerdo que hay dolencias muy arraigadas y que deben tratarse con profundidad,ese es el punto.La profundidad no la dan las pastillas,se lo aseguro.Sin embargo parece ser que es más sencillo o hay más interés en pasar por alto el verdadero estado de un paciente y vender como churros este tipo de medicamentos.
El síndrome de abstinencia es un caso bastante extendido pero no tartado como tal sino como más ansiedad o más depresión,pánico…por lo que dedicden aumentar las dosis o acompañar con más medicamentos.Lea con atención,por favor lo que sigue a continuación y vea cuál es su caso comentándolo con quien sepa atenderle de forma correcta.

POR FAVOR SI TIENE ALGUNO DE ESTOS SÍNTOMAS SOLICITE REVISIÓN DE SU SITUACIÓN DE FORMA URGENTE PARA EVITAR QUE SE CONFUNDAN CON NECESIDAD DE MÁS DOSIS Y LOS DAÑOS QUE ELLO CONLLEVA.

RECUERDE QUE ESTE TIPO DE MEDICAMENTOS SOLO DEBE USARSE EN CASOS MUY CONCRETOS Y POR UN PERIODO DE POCAS SEMANAS.

El síndrome de abstinencia de las benzodiazepinas es el conjunto de síntomas que aparecen cuando una persona que tomó benzodiazepinas por un periodo prolongado —y desarrolló una dependencia— suspende su consumo o durante una reducción de la dosis. El síndrome de abstinencia de las benzodiazepinas es similar a los síndromes producidos por la abstinencia de consumo de alcohol o la abstinencia de consumo de barbitúricos​ y puede provocar síntomas graves que ponen en peligro la vida tales como convulsiones.​ Estos síntomas graves, tanto como los potencialmente letales, están en su mayoría limitados a la reducción abrupta o apresurada de dosis elevadas.

​ Se puede desarrollar un síndrome de abstinencia de las benzodiazepinas prolongado en una proporción de individuos con síntomas tales como: ansiedad, irritabilidad, insomnio y alteraciones sensoriales. En un número reducido de personas puede ser grave y semejar serios casos psiquiátricos o médicos por ejemplo: esquizofrenia y convulsiones.​

Un grave efecto secundario de la abstinencia de benzodiazepinas es el suicidio.​ El síndrome de abstinencia de las benzodiazepinas puede ser minimizado en intensidad y gravedad mediante una reducción gradual de la dosis.​ La suspensión de benzodiazepinas es usualmente benéfica debido a los efectos adversos asociados al uso prolongado de benzodiazepinas.​ Sin embargo, es recomendable que los consumidores de uso prolongado no sean forzados a suspender su uso de manera violenta o abrupta.

La exposición crónica a las benzodiazepinas causa adaptaciones físicas en el cerebro que contrarrestan los efectos de la droga. Esto es conocido como tolerancia y dependencia física. Cuando son suspendidas las benzodiazepinas o se reduce su dosis, en un individuo físicamente dependiente, numerosos síntomas tanto físicos como psicológicos pueden aparecer y permanecer presentes hasta que el cuerpo contrarreste la dependencia física con la adaptación a la falta de la droga y retorne de esta manera el cerebro a su funcionamiento normal.

Generalmente, cuanto más alta la dosis de la benzodiazepina, más largo el uso y más rápido es descontinuado su consumo, es más posible la aparición de síntomas graves. Sin embargo, síntomas graves pueden aparecer incluso durante la reducción gradual de la dosis o desde dosis relativamente bajas.

En cierto grupos de pacientes seleccionados la presencia de síntomas por la abstinencia alcanza el 100%, mientras que en grupos de pacientes no seleccionados más del 50% de los sujetos son capaces de discontinuar las benzodiazepinas con síntomas suaves o incluso ningún síntoma.

Los síntomas pueden persistir por semanas o meses luego de la suspensión. En un subgrupo de pacientes más pequeño los síntomas por abstinencia pueden continuar a un nivel menos agudo por meses, incluso un año o más. El uso prolongado de benzodiazepinas puede llevar a síntomas similares a los de la abstinencia pese a mantener una dosis terapéutica constante.

Atribuir correctamente síntomas como ansiedad, anteriormente mal diagnosticados, a los efectos de la abstinencia de benzodiazepinas junto con estrategias personalizadas de reducción de acuerdo con la gravedad de los síntomas, más la inclusión de estrategias alternativas como consuelo y remisión a grupos de soporte aumentan el índice de éxito en la suspensión.

Los síntomas por abstinencia pueden aparentar síntomas psiquiátricos que los doctores con frecuencia interpretan como evidencia de la necesidad de las benzodiazepinas, lo cual conduce al fracaso y restablecimiento de las benzodiazepinas, en muchos casos a dosis más altas.

 

Suplemento recomendado natural